domingo, 21 de noviembre de 2010

NARRATIVAS PARA PROMOVER RESILIENCIA EN NINOS VULNERABLES

VIVIAN NATHALIE DAZA SALAZAR
PONTIFICIA UNIVERSIDAD JAVERIANA
ESTUDIANTE DE LICENCIATURA EN LENGUAS MODERNAS
Vind182@hotmail.com
13 DE OCTUBRE DE 2010

NARRATIVAS PARA PROMOVER RESILIENCIA  EN NINOS VULNERABLES

Resumen:
El tema central de esta ponencia es el uso de la narrativa como elemento fundamental para el desarrollo de la resiliencia en niños vulnerables. De esta forma, se pretende realizar una revisión de los factores que actúan de una manera positiva o negativa sobre el desarrollo de los niños afectados por diversas situaciones; niños que han vivenciado una serie de adversidades, y que generalmente se encuentran influenciados por el tipo de ambiente en el que se encuentran. Así mismo, se presentaran estudios e investigaciones realizados sobre el tema, los cuales evidencian la preocupación respecto al proceso de desarrollo, de niños que han experimentado condiciones adversas similares. Finalmente se plantearan unos posibles lineamientos en torno al ámbito educacional, para poder promover el estimulo de una mejor calidad de vida para los niños vulnerables.

Palabras clave:
Abandono, narrativa, resiliencia, vulnerabilidad, adversidad.

Introducción:
La resiliencia hace referencia a la adaptación inesperada cuando se enfrenta un problema o adversidad (Stuart T. Hausser, 2004); sin embargo, ¿Que tanto se logra avanzar durante este proceso?, es casi impredecible. De acuerdo a estudios se han identificado una serie de factores adversos en niños abandonados tales como: abuso físico o sexual, migración a otras regiones, pobreza crónica, violencia comunitaria, discordia familiar, enfermedad psiquiátrica o física por parte de los padres y problemas familiares como divorcio o pérdida de alguno de los padres. Es aquí, donde el niño a pesar de haber experimentado una serie de riesgos para su desarrollo físico o mental, logra sobreponerse y reconstruir su vida en torno a nuevas expectativas y sueños. Evidentemente, no todos logran superar estos obstáculos, llegando a tener consecuencias adversas como: reprobación en la escuela, delincuencia, arrestos, drogas, vínculos afectivos deficientes o incluso llegan a repetir los mismos actos de sus padres o familiares. No obstante, lo que se quiere proponer con lo anteriormente planteado es que a través de las narrativas, o historias mentales que se construyen para explicar las diversas causas, se logre un paso importante para superarlas y darles un significado. En este caso particular se presentara la narrativa en torno a la población de niños vulnerables en Colombia.

La narrativa para encontrar significa a pesar de los problemas:
Como lo señala Arias Garavito, la narrativa es un acto discursivo puesto que si el discurso entrelaza las relaciones entre cultura, sociedad e individuo y como este ultimo utiliza sus sentidos para expresarse en las dos primeras,  entonces se está concibiendo lenguaje y por ende la integración de procesos y producción de un discurso (Garavito, 2009). Para lograr entender el proceso del discurso es necesario iniciar entendiendo como un individuo concibe y manifiesta su saber de un pasado, como lo orienta en el mundo y como lo hace manifiesto en su presente. Así mismo, se debe tener en cuenta, que en la comunicación discursiva existe una condición social, la cual la conforman las ideas personales, las creencias de los otros y la interrelación  de los que participan en el acto comunicativo. La narrativa aparece cuando un individuo toma una postura frente a su concepción de si mismo  dentro de una sociedad y que representa esa sociedad para él en el presente de acuerdo a sus creencias o vivencias.
Un importante psicólogo Boris Cyrulnik plantea: “una persona traumatizada puede estar tan abrumada e inmersa en información, que podría no responder a un mundo confuso” (Cyrulnik, 2007). En consecuencia, si el trauma o adversidad carece de significado, existirá solo confusión y traumatismo. Sin embargo, desde hace tiempo psicólogos evidencian como a través de la narración, se alienta a las personas a contar lo sucedido no solamente para desahogarse, sino para colocar en contexto determinada situación y darle sentido. Claramente, no todas las narraciones logran ser compartidas a otros, y es por esto que se hace necesario recurrir a otros métodos como el uso de dibujos o historias de vida escritas que denoten una historia coherente, relevancia y una imagen positiva de la persona afectada. La imagen positiva hace referencia a la evaluación positiva del papel personal en tiempos difíciles de confrontar, en términos de control de sentimientos de culpa o de responsabilidad, y de si se fue actor activo o pasivo. Cuando se contextualiza la situación y además se reconocen las fortalezas y limitaciones  propias, así como las de los otros miembros de la familia, el individuo está siendo realista respecto  a su vida, y es probable que la historia compartida que resulta de la adversidad sea más significativa.
Según Mejía, las narrativas revelan como los niños que han vivenciado factores adversos experimentan las relaciones con distintos individuos, y como han desarrollado factores de protección a lo largo de su desarrollo (Mejia, 2010). Arias Garavito presenta la narración de una historia como un acto terapéutico porque en la búsqueda de encontrar palabras para contener el desorden y las preocupaciones se la forma a los actos y se controla de algún modo el caos.
Además, se ha encontrado frente a la narrativa como proceso resiliente, que no solo ha ocupado una parte importante de la psicología sino también en las ciencias sociales, la lingüística, la historia, la filosofía y la sociología. Es desde todas estas áreas en donde se ha analizado la contribución de la narrativa como dialogo psicoanalítico y epistemológico, además de constructor de vida y de historia. Por consiguiente, se desarrollan en torno a estas áreas componentes temáticos de interés que incluyen representaciones del niño en sí mismo y de sus relaciones interpersonales. Por lo que se refiere al niño en si mismo, se encontraron en las narrativas, reflexión sobre su vida, miras al desarrollo personal, autoestima en algunos casos, aspiraciones y visión positiva frente al futuro; con respecto a las relaciones interpersonales se encontró una conexión entre como se relacionan con los individuos de su entorno y los lazos que desarrollan con ellos (unos de influencia positiva, otros negativa). Como ejemplo de esto podemos ver, como a través de los dibujos los niños expresan más fácilmente sus sentimientos que cuando lo hacen de forma oral; en un estudio realizado por Cyrulnik, se le pidió a niños que dibujaran un momento feliz en sus vidas, a lo que se encontró la familia y el juego como momentos importantes en sus vidas (Cyrulnik, 2007).
Así mismo, en términos de construcción de resiliencia frente a la adversidad, vemos como las narrativas le dan forma al significado de vida individual desde: la reflexión, en la que se incrementa la percepción de los sentimientos y los pensamientos; la autoprotección, en donde los niños saben cómo actuar y cuidar de sí mismos ante algún peligro y desarrollan habilidades para tomar decisiones correctas en su futuro como padres; la autodeterminación, en la que reconocen las adversidades pasadas, las retoman y las rechazan como posible influencia para su adultez;  la persistencia y la ambición; y desde la autoestima, donde desarrollan seguridad y optimismo, evaluando continuamente sus malas experiencias.
Es a través de este proceso que los niños resilientes, podrán realizar en un futuro conexiones con el pasado, sus decepciones y sus sucesos, analizando los cambios positivos que han ocurrido a lo largo de sus vidas y construyéndose al mismo tiempo como padres resilientes.

Conclusiones y recomendaciones:
Como recomendación se plantearía comenzar a usar la narrativa desde la escuela o desde el ámbito familiar, como un proceso para ayudar a las personas vulnerables (especialmente a los menores) a fortalecer resiliencia reescribiendo y reeditando verbal o escrito las descripciones de sus vidas. Es importante también, tener en cuenta las condiciones familiares que viven o vivieron en algún momento, ya que estas influyen en el componente resiliente del menor; los factores de pobreza que estos niños han experimentado en el transcurrir de sus vidas, se pueden analizar de dos formas: una negativa, que hace referencia a las carencias, y una positiva, que muestra la lucha y el trabajo diario por sacar adelante una familia. Los factores que brindan las familias pobres a sus niños se pueden dividir en materiales e inmateriales; los primeros se refieren al costo de vida incluida la salud y estudio de los niños, mientras que los segundos tratan acerca de cómo los padres promueven valores morales, brindan afecto, normas y roles a sus hijos. Bajo este enfoque planteado, se le  brinda al niño un proceso cuya base es concientizarlo de cuatro elementos que facilitan la salida del conflicto: yo tengo (apoyo, las partes saben que participan en un proceso equitativo); yo soy (capaz de buscar una solución a mi problema); yo puedo ( construir una historia alternativa y resolver el conflicto); yo estoy ( dispuesto a asumir mi responsabilidad). Desde esta perspectiva se desarrollaran procesos metodológicos para descifrar el nivel de resiliencia. Muchos niños desarrollan resiliencia en la escuela, ya que la mayoría de sus relaciones están determinadas por ella y sus necesidades se encuentran cubiertas allí; se podrían comenzar a estudiar procesos que la fomenten.










Referencias bibliográficas:
Cyrulnik, B. (2007). Talking of Love on the Edge of a Precipice. France: Allen lane.
Garavito, E. A. (2009). manifestacion sociolinguistica de un grupo de desplazados. bogota: Universidad Sergio Arboleda.
Mejia, E. R. (2010). ares.unimet.edu.ve. Retrieved octubre 5, 2010, from http://ares.unimet.edu.ve/academic/VI-congreso/libro_web_vi/documentos/pag_55.pdf
Stuart T. Hausser, J. P. (2004, enero 22). http://people.virginia.edu. Retrieved ocubre 4, 2010, from http://people.virginia.edu/~psykliff/pubs/publications/hauser%20allen%20overcoming%20adversity.pdf






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada